sábado, 9 de noviembre de 2013

La búsqueda y el encuentro

Título: Los hombres no son islas
Autor: Thomas Merton

"¿Por qué tenemos que pasar nuestras vidas luchando por ser algo que nunca querríamos ser, en lugar de descubrir lo que queremos?, ¿por qué malgastamos nuestro tiempo en cosas que, si nos detuviéramos por un instante a pensarlo, son exactamente lo opuesto a aquello para lo que fuimos hechos?
No podemos ser nosotros mismos a menos que sepamos quiénes somos. Pero el conocimiento de uno mismo es imposible de alcanzar cuando la actividad irreflexiva y automática mantiene nuestra alma confundida. Para conocernos a nosotros mismos no es necesario detener toda la actividad y pensar en nosotros. Eso sería inútil y probablemente nos causaría mucho daño. Pero debemos reducir nuestra actividad al punto en que podamos pensar calmada y razonablemente sobre nuestras acciones. No podemos comenzar a conocernos hasta que comprendamos las verdaderas razones por las que hacemos las cosas que hacemos, y no podemos ser nosotros mismos hasta que nuestras acciones se correspondan con nuestras intenciones, y nuestras intenciones sean las apropiadas para nuestra propia situación. Pero eso es suficiente. No es necesario que tengamos éxito en todo. Un hombre puede ser perfecto y aún así no obtener frutos de su trabajo, y puede pasar que un hombre que logra pocos objetivos sea una persona más realizada que parece conseguir mucho más".

"Esa fue la 'llamada' para mí. En la actualidad, mucha gente, incluso creyentes, creen que la llamada al sacerdocio o la vida religiosa es una especie de experiencia de otro mundo: que se oyen voces o se tienen visiones. Pero para mí fue simplemente una sencilla atracción, un deseo profundo, una especie de fascinación emocional... y la feliz incapacidad de pensar en cualquier otra cosa. Y cuando empecé a transitar ese camino y me permití hacerme las preguntas que debería haberme hecho años atrás, todo cambió.
Al considerar aquellas preguntas que habían permanecido largo tiempo adormecidas en mi alma, aparecieron sorprendentemente nuevas respuestas, y dos años después de leer La Montaña de los Siete Círculos, entré al noviciado jesuita".
James Martin SJ. en "Mi vida con los santos", comentando la importante influencia que ejerció Thomas Merton en su camino espiritual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario