lunes, 21 de octubre de 2013

Amor a la Iglesia

La Iglesia como madre que nos unifica pero dentro de la cual somos diversos. Tema de gran actualidad hoy. Cómo se da esa diversidad hoy?, cómo esperamos que se de?, cuáles son los límites?... Un gran tema en la reflexión de un sabio: Monseñor Manuel Larraín.

Título: "Amor a la Iglesia"
Autor: Manuel Larraín E.

Revista Mensaje No 72.
Septiembre 1952

"Amar a la Iglesia es amar a los miembros que la componen: nuestros hermanos en la fe y en la gracia. No juzgar sus intenciones. Respetar sus propias opiniones en tantas materias en que a los católicos les es lícito discrepar. Permanecer unidos en la caridad. La unión de los miembros de la Iglesia fue la suprema plegaria de Cristo antes de dejar la tierra: Que sean uno, así como Tú, Padre y yo, somo uno". Pero esa unión que Cristo implora permite la diversidad. No es lícito pretender que en materias opinables exista unidad, y menos aún es lícito en nombre de esa pretendida unidad faltar a lo que constituye la base de la verdadera unidad; el respeto a la opinión ajena y el fraterno afecto que, más allá de las opiniones personales, debe a todos estrecharnos en una misma familia espiritual. "Uno es el Señor, una es la fe, y uno el bautismo". Hay una unidad que es necesaria en la fe y defensa de la Iglesia. Hay una diversidad que es permitida en las materias contingentes, opinables y temporales. Hay una caridad que es obligatoria para todos nuestros hermanos y para todas sus actividades".

No hay comentarios:

Publicar un comentario